sábado, 9 de abril de 2011

meta morfosis
























Cuantas veces podemos cambiar en la vida?

Esta pregunta me asalta en forma insistente, una y otra vez.
Será la consecuencia de haber adoptado el devenir
como una forma de vida?
Venimos con un diseño preformateado que me resulta harto difícil
poner en palabras, y que entonces voy a resumir en solo una imagen:

la cuna

Que enmarañada sucesión de eventos nos dan forma
alrededor de esta supuestamente inocentísima entidad?
A veces me pregunto si la vida no es solo sortear una pista
de obstáculos que se nos presentan en aquellos primeros confortables
estados de cuna, y nos acechan a lo largo de todo nuestro paso
por el planeta.
Edulcorados, casi pegajosos, los llevamos adheridos a la piel
para bien o para mal, como una especie de alien invisible.
Herencias, recuerdos, mandatos, genes, se alinean y organizan
nuestros presentes, muchas veces, estableciendo vidas
que no elegimos, pero creemos y estamos convencidísimos
que si.
Un estado de cuna define color de ojos, contexturas, tamaños
de miembros, aceptaciones y rechazos.
No pretendo un tratado sobre la existencia, tan solo me vuelvo
a preguntar, cuantas veces podemos cambiar en la vida.

El querido Eric Clapton, en su disco del ´94 "From the cradle"
(Desde la cuna) dice:

"A lo largo de estos senderos que he caminado,
mi corazón traiciona a mi enmarañada cabeza,
tan solo con mi amor para rescatar,
desde la cuna hasta la tumba..."

De un extremo al otro de nuestra vida
adoptamos mil y una formas,
desde la cuna hasta la tumba, pero
que pasará desde la tumba hasta la cuna?

No! No me voy a meter por ahí.
Solo me sigo preguntando
si tan solo superponemos imágenes y texturas
para en el final volver a la forma original.

En ese preciso momento algo sonará, y una agradable
tibieza nos deberá envolver.
O todo lo contrario?

La metamorfosis es nuestro vehículo.
Las conclusiones las vemos en otra vida.
Quieren?

Gracias
Gustavo Barbosa



























video

para Moira

fotografías:Sara Saudková
Sam Jinks/escultura hiperrealista
video: "Your tall ship" Peter Hammill Moscú ´95

6 comentarios:

  1. conmovida por la música
    conmovida por la letra (que no entiendo del todo pero si la entiendo)

    conmovida por un libro que estoy leyendo muy de a poco de gastón bachelard, que habla del nido como el imaginario de la cuna, como "la gran imagen de intimidades perdidas.....y como un llamado a una confianza cósmica"

    cuando uno ve a un niño o a un anciano se conmueve, basicamente por que se ve reflejado, creo que cada uno se ve a si mismo

    y así parece que todo esto se junta en ese video de hammill, íntimo pero potente, suave pero fuerte
    contrastes, sutilezas y benditas ambigüedades

    besos cósmicos y poéticos2011, mo

    ResponderEliminar
  2. Mientras la esencia se mantenga intacta, uno puede cambiar cuantas veces crea necesario.
    A veces queriendo, a veces sin querer... y otras tantas sin darnos cuenta.
    Si a lo largo de toda la vida, seríamos siempre los mismos, creo que sería reflejo de que no aprendimos nada.

    Increíble la primer imágen, sin retoques, tan natural!!! me hizo recordar al tp que nos fotografiámos. Y Sam Jinks, sin palabras

    Un abrazo metamorfósico

    ResponderEliminar
  3. Yo personalmente me tomo la visa como un constante cambio.

    Cambié de carrera a los 22 años, cambiè de corte de pelo, cambiè de casa muchas veces, cambiè de paìs; estoy tan acostumbrada al cambio, que cuando tengo algo que dura, me siento extrañada, por suerte y porque supongo fui aprendiendo, tengo novios hace 2 años y medio, eso algo que dura!! para mi que cambio constantemente, ya sea por exigencias ajenas a mi o que yo misma me impongo.

    Que linda la imagen de la cuna, siempre que estoy medio mal, quiero recordar ese momento, tan íntimo, tan lindo, con los padres de uno..

    Besos, dia fraternal tengo hoy

    ResponderEliminar
  4. la vida, no simplemente la visa, ahi se ve como mi incosnciente delata que mi vida es un eterno viaje

    ResponderEliminar
  5. Buscando inspiracion en la red, vuelvo como quien dice a mis raices. La catedra revolucionaria y cartonera, muy cartonera, pero nos enseño bien, xq dpues nos volvemos mucho mas cartoneros, alcanzando limites insospechados!
    Toy trabajando con referentes interesantes y otros horripilantes (q no me escuchen en sus tumbas)..
    Buscaba mi musa inspiradora, paso previo a la experimentacion de formas dudosas y pregnantes con tinta en una frenetica guerra poetica de trazos metafisicos. y donde mas, sino en barbosablog, el big mac de la fadu, a veces mc fiesta, otras doble cuarto, y algun desolado con ensalada de atun. Tengo hambre!

    ResponderEliminar
  6. Flor, Mara, Jesica
    gracias por sus aportes
    me gusta esa imagen cartonera... ja muy bueno!
    besos

    ResponderEliminar