jueves, 15 de febrero de 2018

un lugar a tiempo






































Hoy me preguntaba que pasa cuando un lugar adopta las unidades del tiempo.

El tiempo, esa dimensión que no manejamos en absoluto. Pasado presente futuro pasado presente futuro...que significan? Nada.

Un lugar parece ser manejable, alto, ancho, largo, lo de siempre, lo habitual.
Pero, cuando el tiempo irrumpe en lo dimensionable, ocurren cosas sorprendentes, notables, mágicas.
Se comprime la cronología, se deforma el metro patrón, se esconden los escalímetros, en fin, una pléyade de imágenes sometidas a tensiones que no hacen otra cosa que dibujarnos una sonrisa, de tan inmanejable que se vuelve el universo.

Veinte, treinta años, se comprimen a segundos, ayer, hoy, ahora, todo se conjuga en una única unidad, la tuya, la que vos podés manejar, la que vos querés disfrutar.

Podría haber dicho un tiempo en un lugar, que importancia tendría?

Abrí los poros ahora, querido lector, ahora ya, que quizás en los años no sea lo mismo!
( quizás sea mejor)

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Marillina B

lunes, 12 de febrero de 2018

na na na






































El lenguaje sufre del mal del latiguillo, un endemoniado agente perturbador.
Innumerables ejemplos han poblado los decires de todos nosotros conscientes o no, contaminados o no.
Algunos que recuerdo ahora..."estaría siendo", un simpático juego conjugatorio, " ponele", un portal a un mundo de suposiciones, "a ver", el insoportable preámbulo a una ampulosa disertación y varios más que se me escapan en este instante.
En general suelen rellenar espacios vacíos de un discurso, a la manera de un salvataje sintáctico de neutralidad formal.

Apelando a la ironía, a la soberbia, a la sorpresa o a lo que fuera, los latiguillos son elementos disruptivos en el hilván gramatical o si queremos, un instante de disimulado desasosiego compositivo.

Ahora bien, en los últimos tiempos, he notado un nuevo avance de las huestes latiguilleras, el: "na,na, na". Un barullo a caballo de cualquier frase que intenta abreviar lo que damos por sentado: todoéstoquetedigonoimportaenabsolutoasíqueabreviemos

Quizás estemos en los umbrales de un nuevo lenguaje, casi intangible?

Pienso en las próximas charlas teóricas, serán un cúmulo de nananaes?

En la era de la inmediatez las mutaciones están a la orden del día, así vamos sintetizando todo lo que se nos cruza, un día nos volveremos canción, como decía el Flaco.

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Jean Paul Bourdier

martes, 30 de enero de 2018

40 wvd vdw hdw








































Dicen algunos mitos urbanos que los hombres no sabemos nombrar al aceite"WD-40" como corresponde.
Es cierto y no deja de ser una interesante paradoja, siendo éste, al menos en mi caso, de uso constante y diría, imprescindible. Varios aerosoles circulan por mi taller, con tubito, sin tubito, con el sofisticado envase con tubito retráctil, en fin, casi un amigo.

Este aceite bloqueador de humedad, de usos insospechados, tiene una identidad difusa y a la vez, la adaptabilidad a un medio que cambia constantemente, casi, como la vida.

Entonces, porque nos empeñamos en nominar los objetos, los vínculos, todo lo que nos rodea?

Las cosas por su nombre, reza el refrán y esta afirmación nos deja más tranquilos, si algo tiene nombre ya no hace falta ocuparse del mismo, quedará inánime en el mundo de lo previsible. 
Lo que no cumple con esta definición nos obliga a ser tan maleables como sea posible para desandar nuevos escenarios cada vez. Una tarea diaria, constante e indispensable.

Nuevas formas, nuevos modos de vincularse.
Nuevas formas de enseñar, nuevas formas de aprender.

Ojo, si no fluye, echale un chorrito de HD40...era así? No?

Abrazo
Gustavo Barbosa

miércoles, 24 de enero de 2018

bailá vení volá






































Que te emociona querido lector?

Ese inefable atardecer que tiñe el universo de rojos, naranjas y violetas?
Esa melodía que te sublima las tripas?
Esa mirada que te atraviesa sin mesura alguna?
Ese afecto que te abre los poros en medida sin duda desmedida?
Esa piel que te entibia la humanidad?
Esa cara, esos ojos, esas manos, esa otra, ese otro, esa sonrisa, ese llanto, eso todo eso que te dan esos, los otros?

Que te emociona?

No importa el porque, ni como, ni cuando ni donde,
solo dejarnos llevar que vale, no la pena como dice el refrán, vale sentir que estamos acá, vivos.

Vivos.

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Sammy Sharon



PD: si no se te cayó un lagrimón...hacete un electro, quizás...

martes, 16 de enero de 2018

un enero




































El 15 de enero del 70 yo tenía 15 años,
iniciaba una década difícil (cual no?)
el nivel de rebeldía a todo concepto familiar estaba germinando 
y así, casi sin aviso alguno, la música abrió la puerta:
ehh, es por aquí...!

El 15 de enero del 70 se publicó el 1º Lp de Almendra, ese, el del payaso en la tapa,
muy cerca del mitológico álbum blanco de los Beatles, muy cerca de otros colores, de otras miradas, de otras vidas posibles.

El 15 de enero del 70 todo se transformó de la mano de cuatro personajes, especie de hermanos mayores, que traían imágenes de otros momentos por venir.

Fue un verano especial con el Winco, Almendra y yo.

El principio de transformación que se evidenció en aquel enero nunca se detuvo (gracias dioses!) y es lo que emerge en cada momento en nuestros talleres, dejar de ser para volver a ser, como podamos, como sea.

Así parece ser la vida.

Abrazo
Gustavo Barbosa

para Emilio, Edelmiro, Rodolfo y Luis, mis héroes.

fotografía: Tony Luciani 

martes, 9 de enero de 2018

2000 + 18






































10 años...

El 2018 nos encuentra atravesando los primeros diez años de esta experiencia académica inclasificable ( vamos!)
Para los que estamos del lado equivocado de los 60 (diría mi querido amigo Rosso), el año 2000 fue un hito trascendente(..." cuantos años voy a tener en el 2000?"). Hoy resulta  que los ingresantes de este nuevo curso serán nacidos en el 2000, años más, años menos. 
Una cuasi verdadera irreverencia!

Con lo mínimo en la búsqueda de lo máximo, con la indeclinable intención de despertar pasiones, con la aguda mirada a cuestas del señor Gaspard y la indisciplinada actitud de buscar rincones ignotos de nuestra disciplina, así marchamos. 

A veces imbricados, a veces dispersos, a veces excitados, por momentos inciertos, todo condimentado con músicas e imágenes, historias y secretos, así marchamos.

Más obedientes, más resistentes, más rebeldes, siempre asombrados, así marchamos.

Los que ahora vendrán no sospechan lo que se avecina, los queridos que ya son parte de nosotros saben de que hablo... (tan queridos, sepanló)

El devenir es preciso, nos podrá parecer extenso, breve, largo, efímero o lo que quieras querido lector pero cada día volveremos  a empezar como dios manda o como se te de la gana, que de eso se trata.

Gran abrazo (que 10 años no es poco!)
Gustavo Barbosa

fotografía: Erwin Olaf ( gracias amigo Enkil!)


martes, 12 de diciembre de 2017

cable visión




























Basta levantar la vista para verlos, casi en una danza decadente y congelada.
El centro de la ciudad es un enjambre de cables aéreos, de aquí para allá, de arriba para abajo, desde algún remoto pitón hasta alguna incierta terraza, fláccidos, olvidados, colgantes, esperanzados, de todo como en botica.

Son cables de telefonía, un resabio de alguna otra época olvidada en el tiempo.

El teléfono de línea hoy representa una forma comunicacional casi perimida, a la manera de la correspondencia epistolar. Las largas conversaciones que sosteníamos con novias, primos, tías, amantes y demás deudos, ya casi no existen.

Pero los cables están allí, como testimonios residuales de lo vincular, de esa forma de contactar al otro.

Cuales serán los vestigios de nuestras formas actuales?

La palabra, el gesto, el beso, el abrazo y la sonrisa serán testigos de lo mutante de nuestra sociedad, el resto quedará en sus manos...debiera decir, en las nuestras.

Abrazo para todos, mis queridos.
Gustavo Barbosa