jueves, 5 de julio de 2018

de madres, padres, tutores y encargados



























De que está conformada nuestra forma?
Donde está el origen de nosotros mismos?

Preguntas de una profundidad difícil de responder. 

Somos? Nos hacen ser?

Aunque los antropófosos sostengan que elegimos las condiciones en las que vamos a vivir en este mundo, las preguntas se agolpan una tras otra.

Cuanto nos marca la cuna, la herencia, esas personas que nos crían cuando no somos más que un organismo de absoluta indefensión?

En que momento nos rebelamos a los mandatos para tomar el control de nuestra propia formación?

Nosotros, que nos dedicamos a formar, a dar forma, a formar formas, no deberíamos eludir la pregunta ( las preguntas)
Es indispensable pensar, pensarnos. 
Los ancestros nos muestran una parte del mundo, la que ellos pueden abarcar  y esa es nuestra primera realidad. Llega un día en que te das cuenta que podés dar un paso más largo, más alto, más propio.

El ciclo se reproduce con nuestros hijos, con nuestros estudiantes, con nuestros descendientes. Así es que el mundo sigue andando.

Atesoremos lo valioso, guardemos los afectos, desprendámonos de lo impuesto, seamos, lo que sea, pero seamos.
En este momento de particular ruptura con lo establecido, estemos atentos a cambiar de piel las veces que sea necesario, para crecer y dejar crecer, que de eso se trata.

Abrazo
Gustavo Barbosa

para Ivonne, ella sabrá

fotografía: Jiming Lv


viernes, 29 de junio de 2018

desviadas tradiciones






































Nuestra sociedad hace ruido.
Se resquebraja al ritmo de las pulsaciones que dan forma a nuevas formas.
Orgullo gay, cuestiones de género, diversidad, familias ensambladas, credos desairados, instituciones desmanteladas, todo en una sinfonía de nuevos colores.
Y ésto recién empieza.

Los nombres establecidos por siglos de tradición se ven vulnerables a los ojos del grito de libertad que hace vibrar nuestro tejido social.
Los nuevos nombres mutan a cada minuto, ese es el logro.

Tiempos de turbulencia inevitable. Los que resisten y los que avanzan.

Desde nuestro lugar en la Universidad, nos debemos poder asimilar todas las lecturas posibles para entender que el desvío, saludablemente, aparece en cada esquina. 

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Jean Francois Jonvelle

jueves, 14 de junio de 2018

verde que te quiero verde


























Así, en caliente, invadido de emociones, me siento a escribir.

Cada generación siente (en parte tiene la obligación) que puede cambiar el mundo.
No sé desde cuando tenemos esa conciencia, quizás desde siempre, quizás no.
Mi generación tomó algunas decisiones que yo consideré desacertadas, a pesar del violento contexto en el que nos tocó vivir. Hoy, bajo los ojos de la experiencia, miro con afecto a muchos de aquellos jóvenes.

Hoy es un día memorable para esta sociedad.

Algo fulminante y radiante, se instaló para siempre en nuestros escenarios, en la calle, en las aulas, en las familias, en todas partes.
La voluntad de nuestros jóvenes de ejercer la libertad  encontró una vía contundente, hermosa, y efectiva.

Nuestras hermosas mujeres se decidieron a decir basta y lo van logrando, así, sin detenerse ante ningún poder.
Como lo vienen haciendo las queridas Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, van materializando la resistencia en el sentido más hermoso de la palabra.

Agradezco a cada una de estas chicas que nos van mostrando un nuevo mundo posible.
Agradezco estos pañuelos verdes repletos de convicción.
Agradezco a mis congéneres varones que van asimilando todo este proceso con admirable flexibilidad.

Por supuesto condeno toda expresión de troglodismo cultural, ese que va perdiendo terreno inexorablente

Abrazo chicas y chicos
Nos han llenado de orgullo

Gustavo Barbosa


sábado, 2 de junio de 2018

universidad es



























La educación universitaria pública es sometida a los vaivenes políticos del gobierno de turno. 
Para algunos es una inversión a largo plazo y para otros es un gasto que se debiera minimizar o eliminar.
Los que formamos parte del universo de la educación pública hemos sostenido nuestra vocación por sobre la mezquindad que los que, por momentos, intentan torcer la cuestión.

Año tras años, nuevas generaciones acceden a la vida universitaria con la esperanza de transformar la realidad.
Acercar la Universidad a la gente no es ahorrar tiempo en extenuantes viajes, es situar las disciplinas en lo local, en la problemática del sitio. Es transformar la vida en el lugar desde la propia vivencia, es comprender la necesidad desde la propia carencia.

En estos días se escuchan voces que atacan estos procesos desde la ignorancia, desde la irresponsabilidad y desde la más absoluta miserable condición.

Estrechemos los brazos, el futuro nos convoca. La educación nos hará libres.

Abrazo 
Gustavo Barbosa

fotografía: Nicolas Perez

viernes, 25 de mayo de 2018

25 de Mayo






















Es bueno volvernos a mirar como sociedad, una y otra vez.
De a uno, con el otro, con los otros, con todos.
Las formas que vamos adoptando son o debieran ser, las que podamos construir como pares.
Las que nos hagan ver en el otro el reflejo de lo que somos y sentir que algo tenemos en común.
Los que nos precedieron lo intentaron, ahora, nos toca a nosotros.
Feliz día Argentina!

Abrazo!
Gustavo Barbosa

Hermosa versión de nuestra canción! 
Gracias Mollo y gracias Rafa Hernández por traerla, nunca más oportuna!


viernes, 11 de mayo de 2018

parao






































La educación pública hilvana ciertos buenos pensamientos.
Nosotros, los que la constituimos, bien podemos dar fe.

Todos nosotros, estudiantes y docentes, somos los agentes del saber, más allá del conocimiento, mucho más allá. Porque en cada cara de susto, en cada sonrisa, en cada segundo de emoción está lo que nos aglutina, lo que nos convoca cada día para multiplicar y crecer.

Los que deciden cuanta maldita plata se dedica a la universidad pública no entienden este juego, ni nunca lo harán, porque lo miden en términos mezquinos. Yo puedo, vos...vos, no podés.

Este viernes no vamos a dar clase, este viernes nos plegamos al paro, pero este viernes vamos a estar más presentes que nunca. En cada segundo del silencio de los talleres vamos a dejar nuestro grito..."con los dientes pelaos"...como dice Rubén.

Que esta tradición democrática se manifieste cada día, cada vez.
Defendamos este nuestro lugar, de pie o paraos como dice la canción.

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Beth Conklin

sábado, 5 de mayo de 2018

llega un día







































Hay momentos precisos,
pueden ser notorios o no.
Pueden ser sutiles o no.
Pueden ser o no ser, pero como el aire, nos tocan.

"No se puede tocar sin ser tocado..." es una frase que resuena constantemente en mis órganos culturales ( y en los físicos, también)

Si queremos mover las estructuras que se anquilosan por sus innatas cadencias, debemos pararnos con especial firmeza.

La tradición se parapeta en su trinchera y no suele ceder posiciones con amabilidad, el problema es que no puede enfocar en las nuevas miradas, prefiere descalificarlas.

Juntar las emociones con los saberes debiera ser algo natural, después de todo el cuerpo y el cerebro van de la mano.
Nuestras disciplinas son corporales y portan la emoción como una parte constituyente de nuestros haceres.

Mi mirada irá siempre en esa dirección, mis clases siempre bucearán en esos rincones, ya que seguramente a algún alma del auditorio le basten unas palabras provocadoras, más unas bellas imágenes, más la música justa, para que se despliegue su talento.

Abrazo
Gustavo Barbosa

gracias Sil, gracias Ren!

fotografía: Gérard Rancinan