domingo, 12 de agosto de 2018

temperaturas






































Ayer entraba a la Fadu y Silvina me hizo reparar en el cartel que se muestra acá arriba, querido lector.
Seguramente pasé por delante varias veces y solo ayer se hizo notar, solo ayer se hizo pensar.

Entonces acá estamos.

Los tiempos se volvieron ácidos, agresivos, violentos y de a poco nos van doblegando.
Nos vamos quedando sin territorio de pensamiento y no decimos nada.
No nos damos cuenta.

Mostramos nuestros costados mas condescendientes mientras la visión se hace difícil.

No es época de ser tibio. Pueden seguir las sonrisas, los abrazos y las buenas maneras, pero por debajo de la línea de flotación, las coordenadas son precisas, ésto parece que no resiste.

Lo que hay que corregir, se desarma.
Lo que hay que sostener, se demuele.
Lo que hay que insinuar, se grita.
Lo que hay que decir, se dice.

Todo este mundo corre peligro, que vas a esperar?

Abrazo
Gustavo Barbosa
  

sábado, 4 de agosto de 2018

educación

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen es elocuente,
no hace falta decir mucho más.
Ningún gobierno podrá ir en contra de los cimientos de nuestro país, la educación.
Ningún interés mezquino podrá ir en contra de las ansias de aprender, ni de enseñar.
Acá estamos y acá estaremos, 
que venimos poniendo nuestra vida en estas ideas.

Abrazo
Gustavo Barbosa

martes, 31 de julio de 2018

65 decisiones


Cuantas implicancias conlleva tomar una decisión?
Cual es el universo de variables, estados, sentimientos que podemos discernir en ese crucial momento ?

Hay toda clase de decisiones, infinitas diría y las tomamos a cada momento, casi sin darnos cuenta. 
Hay decisiones que se miden en unidades de baja consecuencia.
Hay decisiones que determinan la consecusión del camino de la vida.
De éstas hay pocas, las necesarias para definir períodos de nuestro devenir.

El futuro como tal no existe, somos discapacitados temporales, nada podemos hacer con el tiempo, tan solo tratar de vislumbrar el presente, tan efímero en sí mismo, por lo que pensar para el futuro es, en cierta forma, de una mezquindad supina. Hay que escuchar nuestra humanidad en el momento que se nos presenta. Así, sin anestesia.

En eso estamos, como todos los días, decidiendo.

Abrazo
Gustavo Barbosa

ilustración: Akif Kaynar

jueves, 5 de julio de 2018

de madres, padres, tutores y encargados



























De que está conformada nuestra forma?
Donde está el origen de nosotros mismos?

Preguntas de una profundidad difícil de responder. 

Somos? Nos hacen ser?

Aunque los antropófosos sostengan que elegimos las condiciones en las que vamos a vivir en este mundo, las preguntas se agolpan una tras otra.

Cuanto nos marca la cuna, la herencia, esas personas que nos crían cuando no somos más que un organismo de absoluta indefensión?

En que momento nos rebelamos a los mandatos para tomar el control de nuestra propia formación?

Nosotros, que nos dedicamos a formar, a dar forma, a formar formas, no deberíamos eludir la pregunta ( las preguntas)
Es indispensable pensar, pensarnos. 
Los ancestros nos muestran una parte del mundo, la que ellos pueden abarcar  y esa es nuestra primera realidad. Llega un día en que te das cuenta que podés dar un paso más largo, más alto, más propio.

El ciclo se reproduce con nuestros hijos, con nuestros estudiantes, con nuestros descendientes. Así es que el mundo sigue andando.

Atesoremos lo valioso, guardemos los afectos, desprendámonos de lo impuesto, seamos, lo que sea, pero seamos.
En este momento de particular ruptura con lo establecido, estemos atentos a cambiar de piel las veces que sea necesario, para crecer y dejar crecer, que de eso se trata.

Abrazo
Gustavo Barbosa

para Ivonne, ella sabrá

fotografía: Jiming Lv


viernes, 29 de junio de 2018

desviadas tradiciones






































Nuestra sociedad hace ruido.
Se resquebraja al ritmo de las pulsaciones que dan forma a nuevas formas.
Orgullo gay, cuestiones de género, diversidad, familias ensambladas, credos desairados, instituciones desmanteladas, todo en una sinfonía de nuevos colores.
Y ésto recién empieza.

Los nombres establecidos por siglos de tradición se ven vulnerables a los ojos del grito de libertad que hace vibrar nuestro tejido social.
Los nuevos nombres mutan a cada minuto, ese es el logro.

Tiempos de turbulencia inevitable. Los que resisten y los que avanzan.

Desde nuestro lugar en la Universidad, nos debemos poder asimilar todas las lecturas posibles para entender que el desvío, saludablemente, aparece en cada esquina. 

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Jean Francois Jonvelle

jueves, 14 de junio de 2018

verde que te quiero verde


























Así, en caliente, invadido de emociones, me siento a escribir.

Cada generación siente (en parte tiene la obligación) que puede cambiar el mundo.
No sé desde cuando tenemos esa conciencia, quizás desde siempre, quizás no.
Mi generación tomó algunas decisiones que yo consideré desacertadas, a pesar del violento contexto en el que nos tocó vivir. Hoy, bajo los ojos de la experiencia, miro con afecto a muchos de aquellos jóvenes.

Hoy es un día memorable para esta sociedad.

Algo fulminante y radiante, se instaló para siempre en nuestros escenarios, en la calle, en las aulas, en las familias, en todas partes.
La voluntad de nuestros jóvenes de ejercer la libertad  encontró una vía contundente, hermosa, y efectiva.

Nuestras hermosas mujeres se decidieron a decir basta y lo van logrando, así, sin detenerse ante ningún poder.
Como lo vienen haciendo las queridas Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, van materializando la resistencia en el sentido más hermoso de la palabra.

Agradezco a cada una de estas chicas que nos van mostrando un nuevo mundo posible.
Agradezco estos pañuelos verdes repletos de convicción.
Agradezco a mis congéneres varones que van asimilando todo este proceso con admirable flexibilidad.

Por supuesto condeno toda expresión de troglodismo cultural, ese que va perdiendo terreno inexorablente

Abrazo chicas y chicos
Nos han llenado de orgullo

Gustavo Barbosa


sábado, 2 de junio de 2018

universidad es



























La educación universitaria pública es sometida a los vaivenes políticos del gobierno de turno. 
Para algunos es una inversión a largo plazo y para otros es un gasto que se debiera minimizar o eliminar.
Los que formamos parte del universo de la educación pública hemos sostenido nuestra vocación por sobre la mezquindad que los que, por momentos, intentan torcer la cuestión.

Año tras años, nuevas generaciones acceden a la vida universitaria con la esperanza de transformar la realidad.
Acercar la Universidad a la gente no es ahorrar tiempo en extenuantes viajes, es situar las disciplinas en lo local, en la problemática del sitio. Es transformar la vida en el lugar desde la propia vivencia, es comprender la necesidad desde la propia carencia.

En estos días se escuchan voces que atacan estos procesos desde la ignorancia, desde la irresponsabilidad y desde la más absoluta miserable condición.

Estrechemos los brazos, el futuro nos convoca. La educación nos hará libres.

Abrazo 
Gustavo Barbosa

fotografía: Nicolas Perez