sábado, 17 de junio de 2017

con (en) curso






Días de concursos. El CBC elige profesores titulares para la materia Dibujo.

Una oportunidad para revisar alcances, posicionamientos, críticas y sobre todo para revisar las formas de la enseñanza.

El pasado ha construido sus formas, el presente explora otros caminos, el futuro tendrá otras perspectivas.
Casi como los vínculos, sí, los personales.

El devenir nos envuelve en sus atmósferas inestables y desde ese lugar aventuramos derroteros plenos de preguntas, las más de la veces, con respuestas mancomunadas, que, al instante, se transforman en nuevas incertidumbres.
Porque crecemos y caminamos para seguir creciendo, por lo que celebramos estos momentos conmovedores.
Como en los vínculos, sí, los personales.

Días de concursos. Introspectivos, inquisidores, cargados de una especial adrenalina, esa que nos despabila y nos empuja para adelante, siempre para adelante.
Como los vínculos, sí...los personales.

Abrazo 
Gustavo Barbosa

fotografía: Feboasoma 

miércoles, 14 de junio de 2017

mensajeros



























Recurrente he sido en la necesidad de estar atentos ya que las señales a veces son casi imperceptibles.
A veces adoptan formas de una bella paradoja o de una inteligente ironía.
Puede ser el abrazo de un extraño agradecido, la llamada de un hijo que te necesita o alguien que aparece en el segundo indicado.
La realidad es que la cronología de los estados no siempre está a la vista de nuestros sentidos, muchas veces nos hace perder entre presentes, futuros y pasados.
Si afinamos los sentidos, los cinco de todos, los doce de Steiner, podemos descubrir a los mensajeros que refrendan los hechos que el tiempo se ha ocupado de diseminar por este arrabal.

Somos el resultado de pensares y acontecimientos que nos han dado forma, felices o no, que seguramente han sido trascendentes en las acciones por venir.

En los talleres este fenómeno es una parte constituyente, entre nuestras decisiones como docentes, la confianza de ustedes, queridos estudiantes y las conjeturas que intentamos alcanzar en el devenir que nos envuelve a todos por igual.
Será una extraña geometría o el designio del amigo Gaspard, lo que fuera, todos circulamos hermanados en la búsqueda de un nuevo horizonte.

Siempre aparece el mensajero esperado, ese que nos trae un recuerdo del futuro y nos tararea una vieja canción que nos recuerda a nosotros mismos, allá en algún entrañable lugar.

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía:  Drew Doggett

domingo, 11 de junio de 2017

energías






























El hilván es tan grueso y a la vez tan sutil.
Va tejiendo una red que adopta formas difíciles de percibir.
Los puntos de encuentro se confunden en los presentes.
Las formas superpuestas parecen otras porque nos son ni aquellas ni las que podrían ser, son las alteradas por luminiscencias iridiscentes.
Nada es tal cual lo vemos (la vida sería demasiado previsible) las energías que constituyen nuestro universo mueven la forma de las cosas que nos atraviesan con sonidos y perfumes de remotas comarcas.

Cuando todo ese inquieto repertorio de formas, personas y momentos se amalgaman, la vida parece iluminarse de manera especial.

Los saberes no escapan de esta feliz circunstancia. Lo que parece determinado, puede ser alterado por la concomitancia de muchos con renovadas ansias.
Eso es lo que nos permite nuevos alcances y nos reconstituye, en el eterno devenir de los tiempos.

Da un gran trabajo estar atento pero cuando logramos alinearnos en estos estados alterados, todo parece plasmar en otra entidad, sanar alguna vieja herida y tomar impulso para seguir, hasta el infinito mismo ( y aún más allá)

Abrazo en domingo
Gustavo Barbosa

Imágen: Karina Borda ( gracias Ka!!)

lunes, 5 de junio de 2017

retos






































Se escucha el mar?
Quizás todos imaginamos ese momento, como si en ese instante el mundo hiciera silencio para acompañarnos a escuchar.
De chico me sentaba a la noche frente al mar y pretendía cincelar en mi espíritu ese momento, hasta el final.

Hay momentos de profunda conmoción, en los que nos sentimos lanzados a escuchar lo que tenemos para decir, o a pensar lo que venimos haciendo.
En breves días este espacio se pondrá a prueba por el camino institucional y todo me lleva a pensar en la responsabilidad que me toca.
Muchos han transitado estos nuestros talleres en estos nueve años, muchos. Algunos inolvidables y brillantes, pero todos, todos, han alimentado con denodada confianza este espacio de aprendizajes.

Entre Monges y músicas hemos pensado y repensado nuestro tránsito por Dibujo.
Entre sonrisas y disfrutes hemos desmenuzado la geometría de nosotros mismos.
Desde el infinito hasta el 220 y el 221, hemos desplazado el no se puede por el vamos!
Con algunas bajas, pero absolutamente convencidos.

Siempre es un buen momento para agradecer, a todos y a cada uno. Ya lo he dicho, ésto es el producto de hermosas confianzas, de afectos unívocos, de pasiones constituyentes que en algún momento todos encontramos y es, en esos instantes, que la vida se enciende de otros colores.

Abrazo, casi indispensable
Gustavo Barbosa

fotografía: Paulina Duczman

" te vi, te vi...te vi..."
para tanta gente que quiero, sería interminable,
para vos

jueves, 1 de junio de 2017

recuperar (nos)



Hay algunos días que transcurren y se miden en horas, como todos.

Pero hay otros días que acontecen y se miden en segundos, infinitos.
Hay otros días que despliegan los colores en miles de tintes (sabrá disculpar amigo Munsell)
Hay esos días especiales porque traen imágenes entrañables e indescriptibles, que logran contar historias sin tiempo que convocan a encontrar (se)
Hay días lunes o martes o jueves, que se vuelven únicos y dejan de ser un día de semana para convertirse en días de la vida.
Esos días reconfiguran el archivo de nuestra existencia y tienden redes de un espectro amoroso.

No basta con ser consciente, es necesario un esfuerzo amplificado, porque en esos momentos se alteran los tiempos cronológicos para abrir ventanas a dimensiones paralelas de infinitos matices (sabrá entender amigo Monge) 
No basta con elegir un lugar, se puede cruzar de Victoria a San Telmo para simplemente estar, sin demasiadas vueltas territoriales.

La procesión va por dentro, dicen los sufrientes. 
La alegría por donde va? pregunto yo.

En esos días se ejerce el verbo recuperar, que a fuerza de apretar se vuelve recuperarnos

Ya volverán los lunes, los martes y los jueves, mientras tanto la vida nos informa de su presencia, con algo de magia y alguna entrañable canción.
Brindo por ello.

Abrazo
Gustavo Barbosa

para los que sepan amar a esos días

sábado, 27 de mayo de 2017

contagios


















Nosotros y nuestros cuerpos. Nuestro universo encarnado.

Nosotros estamos expuestos a todo tipo de situaciones.
Nuestros cuerpos son la cara tangible de esa exposición.

Estamos expuestos a todo tipo de bacterias y virus que nos rodean y nos acechan, de a miles, de a millones.
Nuestro sistema inmunológico monitorea la periferia y actúa en consecuencia. Suele ser una contienda victoriosa en general.
Vivimos en eterno equilibrio inestable, ese que se quiebra a la menor interferencia.
Parece un sistema de alta complejidad, y lo es. La enfermedad en sí no existe, somos nosotros los que nos enfermamos ( o nos dejamos enfermar)
Un beso nos puede contagiar una gripe y a la vez, nos contagia una felicidad incandescente, lo cual relativiza el diagnóstico de la enfermedad.

Que decisiones tomamos a cada instante en relación a un supuesto contagio?

Nos contagiamos de alegría
Nos contagiamos de dudas
Nos contagiamos de certezas
Nos contagiamos de grados de caos
Nos contagiamos de disciplina
Nos contagiamos de libertad
Nos contagiamos del otro y de nosotros

Casi, casi lo que pasa cada día en un taller de la Fadu
O no?

Abrazo
Gustavo Barbosa

fotografía: Carl Warner

lunes, 22 de mayo de 2017

espacios




































Que connotación encierra la palabra espacio?

Para los arquitectos, un concepto constituyente
Para Kubrick, una odisea
Para los físicos un concepto cuántico
Nada de ésto es de mi interés en este instante, la cuestión pasa por considerar nuestro propio espacio vivencial, el que traemos de fábrica o el que vamos desarrollando a lo largo de nuestro tránsito por el planeta.
El envoltorio epitelial que nos recubre, encierra un espacio orgánico del cual no tenemos la menor idea salvo cuando algún dolor acusa recibo de una sobredosis de festejo. Dentro de ese espacio está, en algún lugar, nuestro reservorio de ideas y pensamientos, vaya semejante entidad.

Y por fuera?
Cual es nuestro espacio personal, el que llevamos con nosotros?

Expansivos, retraídos, tímidos, desfachatados, impertinentes, agresivos, locos, mansos, sonrientes o caracúlicos, cada uno de nosotros porta un escudo o un puente con el resto de los mortales, animales u objetos. El espesor y densidad de ese espacio varía, evidentemente, para hacernos sentir horrible en un apretujón en el subte o desarmados ante el abrazo de un niño.

Esta intangible sustancia espacial modifica nuestra percepción de las cosas alrededor, a fuerza de experiencias, antecedentes, memorias insondables o en un momento de sorpresivo brillo, hasta reducir a nada nuestras defensas por  el roce de unos labios que son capaces de detener el tiempo en un fugaz contacto.

Nuestros proyectos de objetos y espacios abarcan toda esta caterva de categorías y si no somos conscientes de ello, podremos magullar sin piedad éste o aquel, el visible o el cuidadosamente oculto para el común de los mortales.

Abrazo 
Gustavo Barbosa

para LSM

ilustración: Adara Sanchez Anguiano