viernes, 24 de julio de 2015

gran hermano gran hermana




No tengo hermano o hermana mayor, 
soy hermano mayor
y esta condición puesta de  manifiesto hace unos cuantos años atrás me hace reflexionar
sobre los hermanazgos posibles

Para que sirve un hermano/a mayor?

En esa extraña célula que llamamos familia. a la que arribamos con poco equipaje,
encontramos una serie de personajes que en el mejor de los casos nos lleva toda la vida entender. Madre, padre, tíos, abuelos, perros, gatos, un loro y una señora que vive en el fondo de la que no es posible recordar el nombre, pueblan el escenario que nos ha tocado en suerte.
Entre esta pléyade también pueden existir uno o más personajes que suelen recibir al recién llegado con sentimientos oscilantes que van desde la sorpresa a los celos más endemoniados de la historia. Con el tiempo se aprende a reconocer que este/os hermana/o mayor suelen servir para varias cosas, a saber:

1... para abastecernos de objetos y ropa en pésimas condiciones
2... para enseñarnos las peores actividades intra muros
3... para enseñarnos las peores actividades extra muros
4... para permitir comparar, modificar y degradar el código disciplinario de la familia
5... para abrir caminos
6... para defendernos de los peligros del abrir caminos
7... para culparnos de todos sus pesares
8... para ser cómplices de críticas despiadadas a los progenitores 
  ... y demás revelaciones a discreción de cada uno

Los que no tuvimos un actor con ese espesor de responsabilidades fraternales solemos buscar y adoptar reemplazos a medida. Los andurriales de la vida nos van conglomerando con otros que sólo deben cumplir una condición, ser admirables.
Más allá de lo cronológico, el hermano mayor reciclado suele trabajar en silencio,
a veces sin hacer manifiesta su labor, tan sólo acolchando la huella para que los golpes sean algo blandos y para llenar los silencios con risas, afectos y alguna que otra acertada puteada que no es sino, otra forma de afecto.

Podríamos establecer ciertos paralelos con momentos del taller donde todos podemos operar c
omo un gran hermano (con perdón de la imagen querido lector) con el que intercambiamos figuritas, silencios para ser llenados, provocaciones, métodos asequibles, alguna que otra risa y enormes dosis de libertad y confianza.

Inspirado por vehementes afirmaciones de Moira
Para mis queridos hermanos mayores

Abrazo
Gustavo Barbosa

PD: en enero del 70, sale a las bateas el 1º Lp de Almendra, que incluía el tema que sigue "Plegaria para un niño dormido" de Spinetta.
45 años después escucho esta emocionada versión de Mollo y me quedo pensando como y para siempre que El Flaco fue el hermano mayor de casi todos y en la inmensidad del legado que nos deja a los que seguimos por aquí. Gracias Mollo por esta maravilla! 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada